jueves, 18 de enero de 2018

EL ULTIMO CABALLERO

Requiem por los caballeros.

   El año pasado, en el mes de mayo murió Roger Moore, y de modo sorprendente fue una pequeña noticia en los informativos y digna de artículos en periódicos, pero no de fastuosos homenajes en televisión con reposiciones de sus películas o episodios de sus series; yo me preguntaba por qué, y  dos noticias ocurridas esta semana me han dado la respuesta : Roger Moore fue un hombre con todas las letras, porque hombre y caballero son la misma cosa, puede que interpretar a Ivanhoe influyese en él o no, pero su Simon Templar seguía teniendo una mínima ética de valores absolutos indispensables para investigar en la ciencia, ser un reportero con la verdad en la mano o relacionarse con las mujeres. Su James Bond en mi particular opinión fue el mejor de todos, porque “su” agente secreto jamás hubiese aceptado una misión como la de volar el barco de Green Peace, y ahí tenemos un hombre impecable, con modales exquisitos, limpio y que sabe  cuando el piropo más bonito del mundo es una molestia. ¡¡¡ ALTO!!!  ¡¡¡ STOP!!! Según el feminismo radical ( que nos quieren vender a tutiplé en los estereotipos de las pelis modernas) el hombre es un niñato inmaduro y egoísta,el cual sólo se ducha para el sexo, o un animal acosador y violador que debe estar tutelado, sin derechos y reprimido como un  león de circo. Claro por eso en el parlamento español un PP sin agallas retira un proyecto de ley para ayudar a los hombres con consejos legales en su ruptura matrimonial, con todos los demás partidos opuestos al proyecto, porque claro como dicen los “colectivos” de mujeres la culpa de la ruptura es siempre del hombre. Y ahora en Andalucía un gobierno manifiestamente incompetente para sacar a la comunidad de los puestos de cola, se permite el lujo de insultar a los hombres a cuenta del piropo.
 Pues mire usted, a pesar de los dicho por la señora Deneuve y compañía, a mi no me importa que prohíban el piropo, siempre y cuando el femenino, el acoso femenino también lo esté. Me refiero a esas mujeres del síndrome de Mussetas de la Boheme, procurando tener enhiestos los pendones de los hombres para sacarles el oro y el moro, y luego no dar lo prometido y hacerse las ofendidas, esas mujeres compañeras en el trabajo, las cuales se creen tan atractivas como Zeta-Jones y que tienen su pelo igual de limpio y aprovechan para metértelo en el ojo en cualquier ocasión, y si les recriminas su acción te espetan : deberías sentirte halagado de que te traten como a Sean Connery. Ni la constitución española ni los derechos humanos hablan de una sociedad matriarcal, no hay ningún fundamento ético,filosófico o práctico que la justifique, y Roger Moore desmonta como ningún otro esa coartada del macho-lobo elaborada por las feministas. Dado que las mujeres ya no son el sexo débil, ningún hombre debe ayudar a cambiar ,en Andalucía, una rueda a una mujer, pues siendo ésta totalmente capaz por sí misma, es acosarla para tener sexo, y lo mismo con pagar cenas, cada uno lo suyo, sino es acoso.

    La caballería ha quedado huérfana de símbolos con la muerte de
Moore, el último de los caballeros.

     Tres hurras por Sir Roger Moore.

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario